Safety Slogans

Consejos para adelgazar de forma saludable

controla tu linea
    A menudo, la sociedad suele imponernos estándares de belleza basados en un cuerpo esbelto y cuidado, sin embargo, eso podría haber funcionado hasta hace un par de años, ahora es nuestra salud la que normalmente está en juego.
 Adelgazar supone grandes beneficios para nuestro estado físico, mental, anímico y de salud. Por eso, antes que nada, queremos advertirte que si estás en planes de comenzar una rutina que te haga bajar de peso debes consultar a tu médico, sobre todo cuando se trate de dietas muy exigentes.
    En nuestro entorno existen muchas maneras de comenzar a llevar una alimentación más saludable porque, si hablamos de rebajar, debemos empezar por corregir una de las principales causas que nos hace subir de peso: la mala alimentación.
El consumo de grasas saturadas, carbohidratos en exceso y, por supuesto, el llevar una vida sedentaria son factores que crean una bomba de tiempo en nuestro cuerpo haciendo que el mismo comience aumentar considerablemente de peso. ¿Qué debes hacer? A continuación te lo decimos.
¿Comer o no comer? He ahí el dilema
    Muchas personas tienen la antigua creencia de que las mejores dietas para adelgazar son aquellas en las que se eliminan desde horas de comida hasta platos y comidas enteras, lo cual resulta completamente falso.
 Las dietas son sistemas que, dependiendo de un examen físico avalado por un profesional, nos determina cómo debemos comer, en pocas palabras, es un instructivo que debemos seguir para que nuestro organismo se acostumbre y aprendamos de manera sana cómo debemos consumir los alimentos en nuestro día a día.
    Cuando se inicia una dieta de impacto bajo a moderado por cuenta propia es totalmente erróneo dejar de comer (como lo dictan las dietas extremistas para adelgazar un montón de kilos en apenas unas pocas semanas). Una buena dieta, en realidad, lo que hace es sustituir alimentos por otros, reagrupándolos y combinándolos para reducir la ingesta en exceso de calorías o de grasas.
Dietas de impacto moderado y cómo incorporarlas a tu plan de alimentación
    Las dietas de impacto moderado nos permiten observar cambios en nuestra constitución física luego del primer mes de la incorporación. Una dieta de este tipo nos ayuda a adaptarnos a consumir alimentos ricos en vitaminas y nutrientes eliminando el exceso de comida chatarra, grasas saturadas, azúcares  y carbohidratos.
Debe quedar claro que el equilibrio es fundamental, ya que en las comidas consumidas durante el día deben estar representados los siete grupos de alimentos de forma equilibrada.
Para aprender a equilibrar nuestra dieta debemos conocer cuáles son los grupos alimenticios y qué alimentos exactamente los conforman, a continuación una breve explicación:
Grupo 1: alimentos de origen animal (mamíferos) como la leche y sus derivados (yogurt, queso…)
Grupo 2: alimentos de origen animal comestibles como las carnes de pollo, pescado y huevos.
Grupo 3: alimentos de origen vegetal siendo las raíces como la papa, la yuca y la zanahoria el grueso de este grupo así como los frutos secos y granos.
Grupo 4: alimentos de origen vegetal frescos como verduras y hortalizas (pimientos, pepinos, tomates, lechiga, cebolla).
Grupo 5: frutas.
Grupo 6: cereales, pan, pasta, azúcar y dulces.
Grupo 7: grasas, aceites y manteca.  
    En base a estos grupos, tenemos una pequeña formación de planes de alimentación los cuales pueden ser:
1 Dietas ricas en frutas y vegetales: incluye una considerable porción de alimentos de origen vegetal incluyendo los cereales, frutas y verduras frescas, así mismo un incremento en la ingesta de líquidos como jugos naturales con poca azúcar y agua.
Una cantidad moderada de proteínas consumidas entre el desayuno y almuerzo como huevos, queso, leche, pollo, carne o pescado también es importante.  En la cena, los alimentos suelen ser del grupo de alimentos en frutas, destacando inclusive la implementación de carbohidratos de bajo impacto como tostadas de granola y afrecho.
    Los granos por su parte constituyen un 20% de esta dieta ya que forman parte del grupo de los aliemos secos. Las nueces, bayas secas, granos como la lenteja aportan grasas naturales y vitaminas que ayudan a mejorar nuestra salud y a estabilizar niveles de sustancias en nuestra sangre como la hemoglobina.
2 Dietas basadas en frutas: la comida más representativa es el almuerzo, el cual suele estar acompañado de vegetales y raíces como la papa, remolacha o zanahoria.
Los alimentos que constituyen el desayuno poseen un alto nivel de vitaminas como la C, destacando el consumo de frutas como manzanas, arándanos, fresas, lechosa, piña y mango; a su vez acompañados de cereales a base de maíz, trigo y afrecho.
3 Dietas de reducción de grasas saturadas: compone un número extenso de combinaciones siendo la más destacada la ingesta de unas 5 a 10 porciones de los alimentos del grupo cuatro (vegetales) cinco (frutas) y seis (cereales); las carnes y las proteínas tienen su mayor peso en el desayuno y el almuerzo. Los mismos tienden a cocinarse a la plancha, usando la grasa natural que pueda contener dicho alimento.
    Es importante que en cada una de ellas se tome en cuenta el bajo consumo de azúcar procesada (blanca o morena) ya que la misma son calorías muertas que ingresan a nuestro organismo. Es por ello que se recomienda utilizar más alternativas naturales y consumir alimentos como grutas con su constitución de glucosa natural.
 Los horarios son otro factor que se debe cuidar siendo la primera comida, el desayuno, ingerida a las siete de la mañana, el almuerzo durante el mediodía y la cena a no más tardar de las siete de la noche.
Las seis comidas
    Es muy común que en internet existan diversas dietas que nos señalen que debamos comer más veces al día. En realidad, no se trata de realizar seis súper comidas sino hacer tres pequeñas meriendas después de cada comida.
Consumir seis comidas ricas en proteínas ayuda a que nuestro organismo segregue más insulina, misma que impide la oxigenación de la grasa la cual es más difícil de quemar. Estas pequeñas meriendas puedes establecerlas solo si crees que es necesario, pues si no sientes la necesidad de comer no lo hagas.
    Puedes jugar con la reducción de ciertas cantidades de alimentos en las dos comidas secundarias para poder ingerir las otras meriendas y así ayudar a tu metabolismo (sobre todo el hígado) a que almacene más glucógeno, evitando que se utilice la masa muscular como una fuente de energía para nuestro cuerpo.
    Estas seis comidas pueden estar constituidas en los siguientes horarios:
7 am: desayuno. 9:30 -10:30 am primera merienda. 12:00 del mediodía hasta la 1 pm almuerzo. 2:30 pm a 3:30 pm segunda merienda. 6:30 pm a 7:00 pm cena. 9:00 pm hasta las  10:00 pm última merienda, siendo esta última constituida por una fruta  o yogurt e incluso un vaso de leche.
Estas comidas deben ser constituidas por alimentos ricos en proteínas, pertenecientes a los grupos 3, 4, 5 y 6.
Rutina de ejercicios
    Pasando del punto de la alimentación llegamos a otro que es muy importante destacar debido al impacto que tiene sobre nuestro cuerpo. Al realizar una dieta estamos diciéndole a nuestro sistema digestivo y por ende a todo lo que tiene que ver con nuestra nutrición qué queremos cambiar y ser más sanos.
¿Por qué es importante hacer ejercicio? Los principales motivos es que ayudan a regular nuestros niveles de oxigenación en la sangre, ayuda a la elasticidad de músculos y tendones, ayuda a la salud y buen estado de nuestra constitución ósea y sobre todo ayuda a que nuestro cuerpo, mediante la sudoración, execre todas las toxinas y grasas que están acumuladas en nuestro interior siendo las áreas más propensas el abdomen, las piernas y los brazos.
    Aunado a eso, el ejercicio es un importante regulador de nuestro estado de ánimo. El mismo suele estar asociado con nuestra manera de comportarnos y a patrones de alimentación. Una vida agitada y ocupada no nos dejará tiempo de realizar una buena alimentación durante el día, consumiendo alimentos constituidos por grasas y carbohidratos en exceso.